ACEITES DE BASE Y TRATAMIENTO

ACEITE DE ALMENDRAS DULCES

El aceite de almendras dulces hidrata y protege la piel y el cabello, al tiempo que devuelve el vigor y la luminosidad.

Calmante, alivia la irritación y el picor.

Nutritivo, es perfecto en caso de piel agrietada o seca, como en la prevención de estrías.

Al mejorar la elasticidad de la piel y favorecer la regeneración celular, también constituye un excelente antiarrugas natural.

Una de las principales ventajas del aceite de almendras dulces es que es apto para todo tipo de pieles.

El único inconveniente es que no tiene un gran poder de penetración.

Beneficios: Si tienes la piel seca, irritada o simplemente frágil, el aceite de almendras dulces puro aplicado, la fortalecerá y la suavizará.

No dudes en usarlo si tienes grietas, piel agrietada o quemaduras solares.

En todas las estaciones este aceite protege la piel, fortaleciendo su película hidrolipídica.

Con azúcar de caña (en partes iguales), puedes usarlo para hacer un exfoliante.

También unas gotas de aceite de almendras dulces en el baño, devolverán la suavidad a la piel seca.

 

ACEITE DE SÉSAMO

El sésamo es la planta más antigua de la que se extrae un aceite, fue en Mesopotamia hace 3500 años, cuando comenzaron a extraerlo.

Hoy en día, cultivado en Asia y África, el sésamo es una planta oleaginosa cuyas semillas también se utilizan para hacer aceite.

Es rico en ácidos grasos esenciales, regenera y suaviza la piel.

La vitamina E, la lecitina y la sesamolina son antioxidantes naturales que forman parte de la composición del aceite de sésamo y ayudarán a prevenir a la piel del envejecimiento cutáneo, especialmente en caso de exposición al sol.

Es recomendable tener aceite de sésamo en casa: además de sus propiedades cosméticas alivia, en masajes, los dolores articulares.

Beneficios: Regenerador, suavizante e hidratante, el aceite de sésamo es especialmente adecuado para pieles irritadas o secas.

Puede aplicarse solo o mezclado con otro aceite vegetal.

También se puede utilizar como tratamiento antiedad en el rostro.

 

ACEITE DE COCO

Una fragancia veraniega imprescindible, aunque el coco no deja de seducirnos el resto del año y es por una buena razón: el aceite de coco también es bueno para nuestra piel, nuestro cabello e incluso nuestros dientes. Muy apreciado por sus virtudes nutritivas y protectoras, el aceite de coco es un producto natural imprescindible

Nutre tu piel y calma la irritación.

Antioxidante, combate el envejecimiento de la piel, la tonifica y devuelve su luminosidad.

Incluso puedes usarlo como desmaquillante, masajeando suavemente todo el rostro con el aceite.

Sin embargo, evita aplicarlo en la cara si tienes la piel grasa o la piel con problemas.